• Emailpr@rosenews.info
  • AddressCalle de la Carretilla, 17, 28522 Rivas-Vaciamadrid, Madrid, Spain

Economía Noticias

lo principal por hoy

Turquía sueña con un lejano gasoducto con Israel

Turquía sueña con un lejano gasoducto con Israel

Turquía está dispuesta a cooperar energéticamente con Israel tras años de animosidad, reactivando un proyecto de transporte de gas israelí a Europa, ya que Ankara pretende reducir su dependencia de Rusia.

Pero el plan se enfrenta al escepticismo israelí por las tensiones diplomáticas del pasado y parece una quimera a ojos de los expertos por su complejidad logística y su coste.

El presidente Recep Tayyip Erdogan ha dicho que está dispuesto a “cooperar (con Israel) en proyectos de energía y seguridad energética” con la perspectiva de llevar el gas israelí a Europa a través de Turquía, ya que el conflicto en Ucrania plantea problemas de suministro.

“Turquía tiene la experiencia y la capacidad para llevar a cabo este tipo de proyectos. Los recientes acontecimientos en nuestra región han demostrado una vez más la importancia de la seguridad energética”, dijo en marzo.

El presidente israelí, Isaac Herzog, realizó una visita histórica a Ankara en marzo para recomponer las relaciones con su homólogo turco, ya que ambos líderes anunciaron una nueva era tras más de una década de ruptura diplomática.

El Ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, visitará Israel el miércoles. También se espera que vaya el ministro de Energía, Fatih Donmez, pero aún no está claro si acompañará a Çavuşoğlu.

Pero, según algunos expertos, Israel tiene poco interés en la cooperación energética con Turquía.

  • “Erdogan es un partido poco fiable” –

“La relación energética está formada por estados cooperativos y de confianza, definitivamente no es como se podría describir la dinámica actual entre los dos países”, dijo a la AFP Gabi Mitchell, investigador del Instituto Mitvim de Israel.

“Hay quienes en Israel sostienen que Erdogan es una parte poco fiable”, dijo.

El líder turco es conocido por sus desplantes contra el Estado judío, especialmente por su política hacia los palestinos.

Se retiró de un debate en Davos en 2009 tras una acalorada conversación con el entonces presidente israelí Shimon Peres.

Turquía, miembro de la OTAN, era un aliado clave de Israel en el mundo musulmán hasta la crisis de 2010, cuando 10 civiles murieron en un asalto israelí a un barco que intentaba romper el bloqueo de Gaza.

En 2016, ambos países acordaron comenzar a explorar la posibilidad de construir un gasoducto submarino para bombear el gas israelí a los consumidores turcos y a Europa.

Sin embargo, en medio de las tensiones entre ambas partes, no se produjo ningún avance, ya que Erdogan se consideraba un defensor de la causa palestina y un firme partidario de Hamás.

Sin embargo, en los últimos meses Erdogan ha sido muy discreto en sus críticas y sólo lamentó la violencia israelo-palestina en el lugar de la mezquita de Al-Aqsa en una conversación telefónica con Herzog en abril.

El proyecto de oleoducto atraviesa las ambiguas aguas del Mediterráneo oriental, donde Turquía y los miembros de la UE, Chipre y Grecia, suelen estar enfrentados.

dijo Mitchell: “Israel no está interesado en ello, ya que dañaría las relaciones” con Chipre, Grecia y la Unión Europea.

“Nunca pensé que este proyecto fuera factible”, dijo a la AFP Aaron Steyn, director de programas del Instituto de Estudios de Política Exterior de Oriente Medio.

“La idea del proyecto vuelve cada vez que hay un deshielo, pero la logística necesaria para convertir el sueño en realidad es complicada y costosa”, dijo.

Según algunos medios de comunicación, un oleoducto desde los campos israelíes hasta Turquía podría costar 1.500 millones de dólares.

  • “Difícil pero razonable”.

Ankara depende en gran medida de Rusia para sus importaciones de energía: el 45% de sus necesidades de gas se cubrieron con fuentes rusas el año pasado, y está tratando de diversificar los suministros siguiendo de cerca los recursos en desarrollo de Israel.

Turquía importa gas natural a través de gasoductos desde Rusia, Azerbaiyán e Irán. También compra gas natural licuado (GNL) a proveedores como Qatar, Nigeria, Argelia y Estados Unidos.

“Un oleoducto que atraviese el sur de Turquía tiene teóricamente sentido”, dijo el experto en energía Necdet Pamir, de la Universidad Internacional de Chipre.

Dijo que Turquía consumió 48.000 millones de metros cúbicos de gas en 2020. En 2021, esa cifra alcanzó los 60.000 millones y este año se estima que será de 62.000 a 63.000 millones.

“Necesitamos suministros de gas alternativos y los nuevos acuerdos benefician a Turquía mientras se den las circunstancias, incluida la financiación”, añadió Pamir.

La opción turca vuelve a estar a la orden del día, sobre todo después de que Estados Unidos abandonara el Gasoducto del Mediterráneo Oriental, diseñado para transportar gas natural desde aguas israelíes a Europa a través de Chipre y Grecia. Ese proyecto excluía a Turquía.

Turquía considera que el proyecto de gas con Israel es más realista que el gasoducto EastMed, a pesar de las dificultades.

“No se trata de un proyecto que empiece hoy y termine mañana”, dijo un funcionario turco a la AFP.

“Es complicado, pero razonable y factible, sobre todo si se compara con el EastMed liderado por Grecia”, dijo el funcionario, que deseaba permanecer en el anonimato.

Dado que los principales aspectos económicos del gasoducto Turquía-Israel siguen estando en entredicho, algunos expertos creen que el GNL es una opción deseable y más barata.

“Aparte de la política y el problema de Chipre, las terminales de GNL en tierra tienen más sentido”, dijo Steyn. “Financieramente, y políticamente más fácil”.